La era de las redes sociales

Nadie puede dudar a día de hoy de que el dinero e incluso el futuro están en las redes sociales. La comunicación móvil estaba muy bien pero tenía demasiadas limitaciones. Es por este motivo que ahora los teléfonos móviles han perdido su primigenia función para convertirse en aparatos desde los que poderse conectar a una red social.

El negocio está allí pero aún se desconoce como van a rentabilizar las grandes plataformas de comunicación en la red su enorme potencial. Parece ser que la idea de emplear la publicidad como método de sustento es a día de hoy una buena opción aunque ya se plantean nuevos métodos que van a revolucionar el comercio en la red.

El futuro también está en las redes sociales. En una analogía política, las redes sociales son hoy lo que la nación fue en el siglo XIX al concepto de organización entre individuos. Suponen una nueva forma de entender como vamos a relacionarnos. A los gobiernos cada vez les es más difícil controlar lo que sucede y deja de suceder en espacios como Facebook, Twitter o Tuenti y además cada vez existe un mayor dinamismo social en lo que respecta a la información.

Los conceptos sin duda están claros, dinero y progreso están en el mundo de los muros, los chats y la sociedad on-line. De todas formas queda dictaminar como va a organizarse este mundo loco. Existen diferentes alternativas (como fórmulas sociales) que compiten para obtener la hegemonía del mercado. ¿Facebook o Google plus? Quién va a imponer su visión de cómo deben relacionarse los individuos en la red.

Todo apuntaba que Facebook era el gran coloso al que nadie podía perturbar. Google plus en tan sólo tres semanas a engrosado sus filas con 15 millones de usuarios.

Los comentarios están cerrados.