Se acabó aparcar

Alemania, Italia, Reino Unido y Suiza se han un unido para crear un desarrollo que puede ser un gran paso en el sector de la automoción. Se trata de un sistema que permite que un coche eléctrico sea aparcado de forma automática sin precisar de conductor.
¿Se imagina como sería dejar el coche en la puerta del parking de casa, bajarse de él, presionar un botón e irse dejando al automóvil efectuando esas maniobras tan engorrosas que a más de uno le han supuesto un disgusto en forma de rayadura?
El proyecto que lidera el consorcio V-Charge y que funcionará a partir de una aplicación móvil , ha sido posible gracias a la contribución de la Unión Europea. La institución ha aportado ni más ni menos que 5,6 millones de euros de ayudas.
El problema con el que se han encontrado los desarrolladores del proyecto de los que Paul Furgale es el investigador principal, es que los GPS no funcionan en muchas ocasiones dentro de los aparcamientos. De este modo el aparcador automático se basa en una serie de funciones robóticas aplicadas al automóvil y en un sistema de cámaras y sensores captadores del medioambiente.
Según ha afirmado Paul Furgale el proyecto quiere extenderse hasta poder ejecutarse en la vía pública. Lo cierto, tal y como el propio investigador considera es que los condicionantes aquí son mucho mayores y por lo tanto el proyecto se complica, sin embargo con el tiempo y con mejores mapas todo será posible.

Los comentarios están cerrados.