Más de la mitad de los hogares no dispondrá de acceso de fibra óptica en 2023

Pese a las expectativas generadas por la capacidad de la fibra óptica, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) advierte de las dificultades de su  universalización. Un estudio del organismo sobre la viabilidad del despliegue de las nuevas redes de Internet en 15 años, apunta que entre el 54% y el 57% de las viviendas españolas no dispondrá de acceso de fibra óptica en 2023 por no resultar rentables para los operadores privados.

Por ello, la CMT urge a los poderes públicos a apoyar la inversión en aquellas zonas rurales o con menor densidad de población donde no exista una demanda que incentive la presencia de los operadores alternativos.  La CMT advierte de que los operadores alternativos sólo desplegarían redes de fibra óptica en ciudades con más de 50.000 habitantes, donde sus inversiones comenzarían a ser rentables en un plazo máximo de entre 9 y 12 años, pero descartarían poblaciones inferiores al millar de personas porque deberían esperar 15 años para recuperar el coste invertido.

Debido a los elevados costes, la implantación de redes de fibra óptica serían paulatinos, es decir, los operadores no realizarían toda la inversión en un momento inicial, sino que la cobertura de viviendas se realizaría progresivamente en función del incremento de la demanda. La CMT se muestra optimista y cree viable que tres operadores compitan en este sector tecnológico en 15 años, aunque, para que la implantación sea completa, insta a la inversión pública para que las nuevas redes de Internet lleguen a las poblaciones menos desarrolladas.

Los comentarios están cerrados.