La regulación en el sector de las telecomunicaciones perjudica el ritmo de inversión, según Enter

La regulación en torno a las telecomunicaciones estaría perjudicando al sector, más que favoreciéndolo, ya que le impide mantener el ritmo de inversión de la economía global. Es la principal conclusión de un estudio elaborado por Fernando Herrera, analista del Centro para el Análisis de la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones de IE Business School (Enter).

Herrera destaca que en el caso particular de las telecomunicaciones la regulación se construye en su mayor parte a base de obligaciones sobre los llamados operadores con peso significativo en el mercado. De esta forma, cualquier decisión regulatoria perjudica a unos operadores y favorece a otros. Su conclusión es que la regulación obstaculiza la salida de la crisis, pues, por su misma naturaleza, dificulta el movimiento de los recursos hacia los lugares en que son más necesarios.

El informe cita el ejemplo del despliegue de las redes de telecomunicaciones de nueva generación (NGNAs), que a pesar de ser percibido por algunos operadores como una necesidad de los ciudadanos, exige unos recursos ingentes. Herrera apunta que en la medida en que las intervenciones de los gobiernos dificultan la liquidación de los activos sobrevalorados en otros sectores económicos, así como la canalización de estos recursos al sector de telecomunicaciones, se dificulta la adecuación de aquellos a dichas necesidades, y se dificulta la salida de la crisis económica.

Los comentarios están cerrados.